Ella, la sensación

Un forastero en tu propia ciudad, en tu país y hasta en el mundo. En eso te conviertes cuando vives con la fastidiosa sensación de no pertenecer a ningún lugar; llegas a pelear cientos de batallas en su contra, pero ella no te deja en paz. Es tan poderosa. Te vuelve inquieto, curioso, tornándote enSigue leyendo “Ella, la sensación”