Observando al de las 4 patas

al gato inquilino le atraen las rosas

 

 

El gato inquilino explorador: definitivamente le gustan las rosas -al menos eso ha demostrado en las últimas tres veces que lo he visto-.

Quién camina solo, (sólo) puede ver más.

Playa

 

 

El señor, quien cargaba una canasta en sus hombros, había caminado varios kilómetros de su silencioso recorrido. Aun así no levantaba la cabeza para mirar a nadie, solo veía tristemente hacia sus pies -aunque ligeramente se acercaban al mar-. 

Todos salimos de una caja (-imaginación-)

La niña de la caja

Retrato: El mismo esquizoide al otro lado de la calle

Luego el esquizo desapareció -quedando a penas tres retratos-
Luego el esquizo desapareció -quedando a penas tres retratos-
A %d blogueros les gusta esto: