Buenos aires, caóticamente bella

Buenos Aires y su sabor a gran ciudad.
Buenos Aires y su sabor a gran ciudad.

Y así pasa el tiempo, algo largo, algo corto, para conocer y reconocerse en Buenos Aires. En el gris de las miradas perdidas en el asfalto. En los gritos apasionados de los patriotas, que al día siguiente siguen como si nada en la rutina de andar a toda velocidad porque el tren ya se va… o esperando desesperadamente en la fila de bondi.

Buenos Aires son todos los caminos llevan al obelisco. Es Corrientes que inhala y exhala luces y shows por todas partes. Muy al estilo Broadway.

Para los adinerados, Puerto Madero. Un San Telmo para los bohemios. Para los lúgubres una Recoleta de rostros sin pupilas. Para el Tango Star está un Caminito dedicado a ellos.

Y aún así, Buenos Aires te deja con sabor agridulce en el espacio semivacío donde se juntan la lengua con el paladar, ese gusto de ciudad grande, caótica y “smogtica”, pero sabrosa por todas las creaciones y reacciones de su gente: hay para los curiosos, para los artistas, para los músicos y bailarines, para los callejeros y los del subsuelo. Para todos los gustos, todos.

Una ciudad con espacios públicos para el público, el ciudadano, el turista y el que insista. Eso es algo para amar, mirar y admirar.

Ahora, otras pupilas están a la espera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s