La nena de los zapatos de tacón rojos

Estaban, en una esquina de San Telmo, Aniko y su novio vendiendo postales y haciendo burbujas.
Diana y yo, al igual que otros niños alrededor, estábamos emocionadas y divertidas por todas las formas y arcoiris dentro de esas pompas de jabón.

¿Cómo será ser un burbuja? Son esos cuestionamientos tontos que me hago cada vez que me maravillo con algo tan simple como esto.

Ha de ser muy bonito ser una burbuja de mil colores, cargada de alegría… ¡Porque no me vengan a decir que nunca han sonreído con una burbuja!

Pero tal vez lo más lindo de ver las burbujas fue su compañía. Los niños persiguiéndolas y otra muy tímida que sólo abría sus ojos como un sapo cuando esos arcoiris redondos flotaban.

Amara y la burbuja
Amara y la burbuja

Es Amara. Sus cejas acompañan proporcionalmente a su mirada oscura, inmensa. Lleva zapatitos rojos de tacón, muy a lo Dorothy del Mago de Oz, y un sombrero tejido, que está más de adorno que de protección.

Sin moverse del lugar donde está sentada, muy quietita y educada, Amara persigue con sus pupilas a todas las burbujas.

Es toda una cazadora de momentos, de explosiones en el viento, de un plop de felicidad.

La nena de los zapatos de tacón rojos
La nena de los zapatos de tacón rojos
Esperando el momento exacto...
Esperando el momento exacto…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s