Aerosmith, desde la mitad del mundo

DSC_0027, originalmente cargada por Vagabundavida.

Con la noticia de que se le cayó el diente al (encantador) Steven Tyler – en el vecino territorio paraguayo- y con la idea de que “acá no nos llega ni Dios”, el concierto de Aerosmith en Ecuador se logró  y con estadio lleno.
La llegada de los “chicos malos de Boston” dejó con el corazón en la mano a todo un estadio; gente que esperó la llegada de un noviembre que también prometía un feriado de cinco días.
El viaje que comenzó con la infaltable -y respectiva- visita por la capital ecuatoriana explotó con un sábado 5, el día escogido para el concierto y la llegada de los músicos que -con retraso desde Colombia – pisaron por primera y (lo más probable) única vez, este país sudamericano.
Para ese entonces las entradas estaban más que compradas y el camino al concierto ya estaba marcado junto a una viajera que llegaba desde Nicaragua (y responsable de que a mis oídos entrara esta banda) y de otra caminante declarada fanática de la banda (creo que luego de aquel día se vio al menos cinco veces el behind de la banda sin poder superar la emoción que vivió).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


La primera fila era un objetivo difícil sobre todo por aquellos fanáticos que no se disponían a regalarnos el puesto; una situación que nos lleva a la pelea por llevarse el recuerdo, aquellas imágenes en la memoria de cámaras o desde cualquier celular (lo mejor -y más descarado- fue cuando uno de ellos levantó un Ipad ).
Pero el show de luces de un escenario alto con pantallas en todas las direcciones acompañó la impactantante voz del hard rock. Podrán pasar cien años, pero esta banda estadounidense sigue conservando la fuerza que enamoró a más de uno en los 80’s y 90’s. Tal vez se habrán olvidado de hacernos saltar con Pink o con Dude looks like a lady, pero el encuentro fue grandioso con Amazing, Mama kin y Crazy; canciones que fueron parte de un setlist que dejó a más de uno sin voz y sin piernas.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Anna dice:

    Innolvidable no hay más que decir, aún con su morado en la mejilla, con los 2800 metros, con el cansancio del viaje, el hombre se pasó!!! nos dejó lo que esperabamos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s